lunes, 6 de octubre de 2008

Buenas prácticas de gestión en empresas de servicios avanzados


El jueves estuve en la sesión de presentación de buenas prácticas de gestión en empresas de servicios avanzados organizada por EUSKALIT. Tanto el blog de Consultoría y Excelencia como el de Julen Iturbe ya se han hecho eco del acontecimiento. Era mi primer acto como consultor y me encontré como un pulpo en un garaje. Apenas conocía a tres personas y el tipo de empresa consultora con decenas de empleados que allí se presentaba mayoritariamente no es el modelo que he elegido para mi nuevo recorrido profesional. Claro que las personas que conocía, al margen de Luis Jimenez, organizador del evento, eran también "consultoras artesanas". Tras compartir con ellas un rato de agradable conversación me fui a estrenar los jueves de jazz en la Bilbaína Jazz Club. Por cierto, un concierto precioso, pero vuelvo a las buenas prácticas.

Las tres aportaciones que más me gustaron fueron:

  • La de Julen Iturbe en la que explicó cómo utiliza la web 2.0 en su actividad de consultoría de gestión. Me pareció una aportación, conocida para mi, pero que sigue siendo innovadora ya que este ámbito sigue estando bastante lejos de la cotidianeidad de las organizaciones, ya sean de servicio avanzados o atrasados. Por otra parte, su power point estaba bien trabajado y su puesta en escena resultó amena.

  • La de CTISOFT, una empresa informática que nos contó la forma en que escuchan "la voz del cliente". Me pareció que tienen realmente incorporado en su que hacer diario el recoger y dar un lugar destacado a sus clientes. La orientación al cliente es una de esas máximas que no hay empresa que no tenga en su frontispicio pero que la inmensa mayoría no demuestran en su actividad cotidiana.

  • La de PRYSMA, una consultoría de gestión que ha apostado fuerte por la conciliación entre vida familiar y vida profesional. De hecho, están certificados colmo Empresa Familiarmente Responsable (¡¡¡ vaya concepto !!!!). Aunque lo que explicaba no descubría ningún océano si tenía el valor de mostrar el esfuerzo concreto que esa empresa ha hecho por avanzar en esa dirección. En la votación final entre los asistentes fue la presentación más votada, obteniendo así el premio a la mejor práctica.

4 comentarios:

Julen dijo...

Entre tú y yo, ahora que nadie nos oye ;-) yo no me gusté nada en la presentación. Me di cuenta de que siempre quiero contar demasiadas cosas en poco tiempo. Y luego falta claridad. Normal. De todas formas, gracias por tu palmadita en la espalda. Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos, ya lo verás.
Saludos.

Germán dijo...

Gustarse a uno mismo en una presentación pública es tarea difícil. Somos los peores criticos de nosotros mismos.
La sensación de pulpo seguro que desaparece rápido Enrique.

Enrique Sacanell dijo...

Germán,en efecto, yo también soy del club en el que el crítico más duro es uno mismo. Pero, no creas, hay de todo en la viña del señor. Seguro que tu también has encontrado más de una persona que su valoración de sí misma vuela a miles de kilómetros por encima de la de los demás. Por otra parte, lo de sentirse pulpo de vez en cuando también tiene su encanto, no creeas.

Julen ¿otro del mismo club? Me da que sí. Tuve la impresión de que no te sentías cómodo en ese auditorio. Te escuché en el Congreso de Excelencia en las Administraciones Públicas y estabas más suelto e inspirado.

Julen dijo...

¿Sabes? Teníamos un guión para contar mucho en poco tiempo. En vez de dejar fluir cuatro ideas, la obsesión por contar tanto provocó que no estuviera del todo cómodo. Lo bueno de no hacer las cosas bien es que siempre son fuente de aprendizaje.