viernes, 8 de mayo de 2009

Clasificaciones, catalogos, dicotomías y vascos invisibles



En mi anterior post abria la ventana a un comentario sobre la investidura del nuevo Lehendakari. Para ello utilizaba la metáfora de los vascos invisibles. Sin embargo, el caracter dicotómico de esa metáfora (vascos visibles e invisibles) ha llevado a un buen amigo a remitirme un correo que me parece oportuno reproducir aquí. En su texto se da otra perspectiva a mi refelexión e incluso se aporta una interesante experiencia de otro tipo de vascos invisibles.

Como su texto señala, la dicotomía visibles-invisibles iba asociada a nacionalistas-no nacionalistas y, como siempre, la realidad es siempre más compleja que cualquier esfuerzo clasificatorio. Sin embargo, lo que creo más dañino de esa dicotomía es que fácilmente podía interpretarse relacionada con otra de buenos-malos. Nada más lejos de mi intención.

Sin más reproduzco el correo que motiva esta entrada:

Amigo Sacanell.

Yo también me voy a salir de la "línea habitual" y seré un poco "políticamente incorrecto" en esta contestación al articulo publicado en tu Blog, aunque ello me pueda producir consecuencias personales y profesionales nada deseables.

Me alegra que personas como tu a las que respeto profundamente estéis emocionados y llenos de energías para afrontar esta nueva etapa. Y ojalá lo hagáis con acierto. No por ello me siento en la libertad de no compartir tu división de vascos "visibles" e "invisibles", en la que recurres a una fragmentación muy demagógica y cuanto menos te falta un tipo de vasco muy representativo en este pueblo y quizás mayoritario. La de aquellos que sintiéndonos nacionalistas somos "invisibles" para unos y "criminalizados" constantemente por "visibles" nacionalistas españoles, con toda su poderosa artillería mediática. La de aquellos que educados en un nacionalismo humanista donde el derecho a la vida y el ser humano como tal está por encima de cualquier otro valor, creencia o sentimiento, nos hemos tenido que enfrentar en diferentes ámbitos de nuestras vidas con familiares, compañeros de estudios, vecinos etc. La de aquellos que no han podido hacer ostentación de sus ideas, sentimientos y valores ni delante de unos porque inmediatamente eran tratados como "visibles españolazos", ni de otros porque nos trataban como "visibles terroristas". La de aquellos que todavía hoy tenemos que escolarizar a nuestros hijos en ikastolas privadas para garantizar que no se mezclen con "visibles terroristas" y para garantizar que puedan tener un espacio donde hablar el idioma de sus "visibles progenitores" pero sin garantias de dominio de su lengua materna.

Espero que esta reflexión tuya sea fruto de esa alegria que te embarga y no de una reflexión profunda como las que nos tienen acostumbrados, por que si no es así, mal camino emprendéis. Te recuerdo que esos que matan,amenazan,amedrentan y chantajean lo hacen también y sobre todo en nombre del "socialismo", y que Euskadi y lo que ello significa para los nacionalistas vascos, para ellos es un campo de cultivo más, como lo puede ser la ecología u otras reivindicaciones sociales. Imagínate perseguido por unos y criminalizado por otros por compartir la palabra "socialismo" con los criminales de ETA.

Desde luego los pueblos y sus ciudadanos siempre son las mayores "víctimas invisibles" de cualquier contienda armada. Así lo ha sido en la historia de diferentes pueblos y lo seguirá siendo. No deseo que eso te ocurra ni a ti ni a los tuyos. Pero sí deseo que reflexiones sobre la catalogación de vascos que realizas y en la que estoy seguro que tanto tu como yo nos quedamos cortos. Estoy plenamente convencido que habrá tantos tipos como ciudadanos.