martes, 8 de diciembre de 2009

El silencio y el poder de la mente

He comenzado a leer el libro de Gaspar Hernández "El silencio". Es un libro con un enfoque original. La protagonista silenciosa es Umiko, una joven profesora japonesa de meditación, que padece un cáncer terminal. Convencida del poder regenerador de la palabra, pide al locutor de un programa de radio de crecimiento personal que durante toda una noche permanezca a su lado hablándole, ya que cree que las vibraciones y el sonido de su voz pueden atacar su mal. El libro consiste en el monólogo que este locutor realiza durante toda la noche.

Escrito como una novela no deja de tener cierto aire de libro de autoayuda lo que despierta posiciones encontradas tal y como pudimos ver en las crónicas encontradas de la revista Qué Leer. En mi opinión, aunque aún no llevo muchas páginas, el libro resulta sugerente. Quiero traer aquí precisamente uno de los elementos que me han llamado la atención.

En uno de los momentos del monólogo aparece un comentario sobre el efecto placebo. Siempre se plantea ese efecto como una muestra de la poca efectividad de un determinado medicamento. Sin embargo, el efecto placebo pone de manifiesto otro aspecto muy interesante, la capacidad de la mente para generar efectos sanadores en el cuerpo. Cuando tomamos un producto como agua o glucosa pensando que estamos tomando un medicamento de alto efecto resulta que se logran resultados, en algunos casos, cercanos a los del propio medicamento. Si fuéramos capaces de utilizar ese poder que tenemos en nuestra mente nuestra capacidad de cambiar se potenciaría hasta límites insospechados.

Precisamente sobre el poder de nuestra mente, de nuestros pensamientos trata este hermoso vídeo titulado "El circo de la mariposa", pongo los links. En otro momento os hablaré del actor, toda una inspiración por si mismo.

EL CIRCO DE LA MARIPOSA de Eduardo Verastegui

video


Tengo problemas para subir la segunda parte así que os adjunto los links.

1 comentario:

Gaspar Hernandez dijo...

Apreciado Enrique,
Espero y deseo que te guste EL SILENCIO. Como podrás leer, la novela no es de autoayuda, aunque tiene la autoayuda como telón de fondo. Mi único compromiso es con la buena literatura.
Celebro las posiciones encontradas, y suscitar debate.

Un abrazo, y muchas gracias por tu lectura inteligente.
Gaspar Hernández