miércoles, 2 de septiembre de 2009

El primer día del resto de nuestra vida

Posted by Picasa
No recuerdo dónde leí la frase, pero la idea de que “hoy comienza el resto de tu vida” se me quedó grabada. Me parece una metáfora muy sugerente para recordarnos que cada día es especial. “Hoy puede ser un gran día”, cantaba Serrat. Es una manera de hacernos ver que cada día es un buen momento de empezar cualquier proyecto, de renovarnos. A muchos les puede resultar contradictoria esta asociación de ideas con el comienzo del trabajo después de las siempre ansiadas vacaciones.

Asociamos el trabajo con rutina, con obligaciones, con madrugar, con aguantar a personas que en otras circunstancias evitaríamos,…. Y sin duda hay mucho de todo eso. Pero cada una de esas situaciones tiene su desafío, su aventura incorporada. La diferencia tiene mucho más que ver con los pensamientos que asociamos que con la característica intrínseca del hecho de trabajar. Sin embargo, parece que lo “socialmente correcto” es quejarnos por el final de ese periodo que parece resumir el sumun de la felicidad y que llamamos vacaciones.

Os propongo un juego, tratar de construir una narración de vuestras vacaciones que destaque los momentos más incómodos (las caravanas, las esperas en aeropuertos, la mala comida en determinado restaurante, los mosquitos u otros insectos que te masacraron, los niños que se pusieron enfermos, la pérdida de la batería de la cámara, los madrugones para las excursiones previstas, los vecinos ruidosos, el robo de la cartera, ….) o las situaciones más rutinarias o con menos interés. Seguro que lo consigues. ¿Eso cuestiona lo sugerentes e interesantes que son las vacaciones o su utilidad para recuperar energías? Sin duda que no.

¿Por qué no revisar nuestra interpretación de la cotidianeidad, del trabajo? ¿Por qué no buscar los desafíos del día a día? ¿Las oportunidades de descubrir cosas nuevas, de encontrar en las personas que nos rodean facetas y matices diferentes, de darnos la oportunidad de cambiar nosotros mismos? No hay dos días iguales, ni dos minutos, ni dos segundos. Disfrutemos de descubrirlos cada día. Este es mi desafío para el comienzo de este nuevo “curso”. Te invito a que me acompañes.

5 comentarios:

Fco.Javier Bárez dijo...

Un abrazo a modo de saludo Enrique
Pues sí estamos de vuelta a lo cotidiano diriá yo, no lo rutinario.
¿Por qué no empeñaremos en definir como rutinaria la actividad de cada día?. Si cada día que empieza con el sol por el Este es diferente, y cada díapodemos descubrir cosas y personas nuevas.
Te dejo este escrito que lo tengo guardado y preparado desde hace casi un año para publicarlo en LMC (La Máquina de Café) revista interna del Ayunta.
Cuando estéis leyendo estas líneas la mayoría ya no nos acordaremos de las vacaciones de verano, incluso habrá personas que ya estén planificando las próximas de Navidad, pero
Ahora, en este momento en que estoy escribiendo estas líneas, segunda semana de Septiembre, cuando las aves migratorias comienzan su viaje hacia el sur, hacia donde muchos y muchas de nosotros/as estuvimos descansando y tomando el sol, aún ahora, estamos padeciendo lo que se viene llamando como “síndrome posvacacional”, tanto yo como parte de las personas que me rodean. Nos aferramos a las vacaciones ¡ya pasadas! viendo y organizando las fotografías, contando y explicando a quien quiera escucharnos dónde hemos estado y cómo lo hemos pasado. Y esto es bueno, porque compartir experiencias y emociones es saludable.
Dicho síndrome no llega a depresión, no es necesario acudir al médico, no es necesaria una I.L.T.. ¡Pero cuesta!, ¡cómo cuesta! adaptarse al ritmo que impone la actividad laboral diaria, los compromisos. Ver el calendario sin fiestas próximas dificulta la capacidad de planificar, pensar en algo más allá del día siguiente se convierte en una ardua tarea, se nos acelera el ritmo cardiaco y la sensación de “mal cuerpo” dura las 24 horas del día.
Un comentario y mal común, cuando hemos reunido la suficiente fuerza para entrar por la puerta y saludar a compañeros y compañeras y una vez que nos han dado la bienvenida, es intentar recordar la contraseña del ordenador, recordar dónde la tenemos apuntada, poner en marcha el ordenador y empezar a ver como la lista de e´mails en la bandeja de entrada se hace interminable. ¡Y hay que contestarlos!. Pacientemente, uno a uno, que nos obligan a recordar los temas que tenemos pendientes y los que hay que poner en marcha. En fin, así suele pasar el primer día, “el día después”. Y así aconsejan los especialistas que debe ser. Una poesía para ilustrar la situación.
.
Y lo cierto es que estos síntomas se alargan y agravan a medida que nos hacemos mayores. Pero como son conocidos y ya vamos teniendo cierta experiencia, sabemos que AFORTUNADAMENTE sólo dura unos pocos días, que la vuelta al trabajo (mientras no nos toque la lotería) puede ser gratificante, podemos hacerla gratificante por lo que tiene de reto. Y así podemos hacerlo porque es una decisión personal que nadie puede quitarnos, podemos adoptar una actitud positiva, podemos buscar y dar sentido a nuestro trabajo y a nuestra vida, un sentido que nos haga sentirnos útiles que nos permita afrontar estas situaciones con ilusión y entusiasmo. Y con humor hacer de lo cotidiano una aventura en la que no dejemos de asombrarnos, de emocionarnos, de descubrir, de amar, …..
Por cierto la foto me suena mucho....

Enrique Sacanell dijo...

Este es uno de los placeres de la "vuelta", reencontrase con los amigos.
La foto es de la parte antigua de Vannes, en Bretaña.
Un abrazo

Fco.Javier Bárez dijo...

Pues mira,que me sonara la foto se debe a que yo también he estado por Bretaña y Normadía en Agosto.
Una gozada. Te invito a que sigas en mi blog todo el recorrido ya que lo iré narrando por etapas.
Un abrazo

Enrique Sacanell dijo...

Menuda sorpresa si nos llegamos a encontrar paseando por alguno de los bellos rincones de Bretaña.
Me has impresionado con eso de que vas a contar tus vacaciones por etapas. Trataré de no faltar a la cita.

gallas dijo...

Seis y media de la tarde. Calor. Después de un viaje agradable pero largo. Dos criaturas, la pequeña con un poco más de un año. Hay que montar la tienda de campaña. Somos bastante torpes. Abrimos el saco y estaba rota...
ES3????