domingo, 20 de mayo de 2012

Una breve introducción al coaching político

Sigo en mi empeño de hacer llegar el coaching a la política. Esta vez me han pedido que haga una presentación del tema a cargos políticos de un gobierno autonómico. Adjunto la introducción que he enviado. Comienzo po la presentación que utilicé en la conferencia sobre el tema que impartí en la Semana Internacional del Coaching organizada por la ICF:
El coaching es una metodología orientada a facilitar que cada persona alcance su mayor potencial. Iniciada en el deporte, pronto dio el salto al ámbito empresarial donde es utilizada con profusión especialmente para el desarrollo de equipos y de personas en puestos de liderazgo.

Una característica clave y diferenciadora del coaching es que se enfoca en ayudar a que la persona encuentre sus propias respuestas, en lugar de decirle lo que debe hacer. Esta aproximación logra un impacto más profundo, dando la responsabilidad a la persona que recibe el coaching. Una herramienta básica del coaching es la pregunta abierta. Un tipo de pregunta que provoca la reflexión, que hace que la persona que la recibe se coloque en otro lugar, vea la situación, el problema o el tema que le preocupa desde otra perspectiva.

El coach político no es un consultor o un asesor político, no sugiere ni plantea estrategias políticas. Su terreno tampoco es el de la comunicación o el marketing político, no trabaja sobre los medios para difundir los mensajes.

¿Qué aporta entonces el coaching en el ámbito político? El enfoque central del coaching político lo constituye la persona que está en política. No se dirige tanto al rol de político que esa persona desempeña, sino al ser humano que en un momento determinado, más o menos largo, ejerce en el ámbito de la política.

El ejercicio de la política es un ejercicio arriesgado, expuesto al cuestionamiento público; con un nivel de dedicación que impacta en la vida personal de manera clara; con un alto nivel de competitividad también entre los que son compañeros; rodeado de presiones que hacen de la urgencia el eje de cada día;… En ese contexto, la persona que está en política no está exenta de sufrimiento. Un sufrimiento que no suele encontrar lugar donde compartirse. El coaching ofrece la oportunidad de reflexionar sobre ello y buscar otra forma de entender lo que ocurre, una forma que ayude al ejercicio de la política sin sacrificar a la persona. Una forma que convierta la dificultad en aprendizaje personal, profesional y político.

Desde este lugar, el coaching contribuye a dotar de mayor capacidad para entender y vivir la política sin necesidad de refugiarse en el cinismo o en la huida. Fortalecer a las personas para que puedan defender sus ideales en un entorno complejo y turbulento podría ser una de las aportaciones del coaching político.

Un coaching que adquiere matices diferenciados en los primeros momentos en que la persona entra en la acción política, en la fase posterior a ser elegido como cargo público o en el momento en que cesa en ese cargo, aunque continúe en política.

El coaching político explora cómo se relaciona la persona que lo realiza con sus valores, con los valores que le llevaron a la acción política. Desde esta perspectiva, el coaching político es un revulsivo hacia una política centrada en valores, en el que la integridad y el sentido de lo que se hace adquiere un valor superior al de la imagen construida para venderse.

Pero el coaching político también tiene una aplicación en la ciudadanía, haciéndola reflexionar sobre cómo mira a la política y a los políticos. Preguntándole qué política puede generar una sociedad que no cree en la política. Poniendo sobre la mesa las características y complejidades de la acción política, buscando así una interpretación diferente de lo que la política y los políticos son.

El coaching político, en este sentido, no es una metodología neutra. Es una metodología que fortalece una manera de hacer política centrada en valores y basada en el respeto profundo hacia las personas.



5 comentarios:

Román Pinedo dijo...

Enhorabuena Enrique por tu interés e insistencia en llevar el coaching a las personas que se dedican a la política. Suerte. La necesitamos todos. Desde mi lugar lo intento en ocasiones, aunqeu reconozco que hasta la fecha sin demasiada fé. Seguiremos. Saludos.

Enrique Sacanell dijo...

Que no nos falte ni la constancia ni la paciencia.
Un abrazo

Enrique Sacanell dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juana dijo...

Leyéndote me he preguntado ¿no es respeto por si mismos lo que les falta a nuestra clase política? ....
Tengo amigos que serian estupendos políticos, pero dicen "se pierde tiempo, dinero y categoría" ....
Si quisiéramos a los mejores tenemos que ser capace de hacer que la política sea otra cosa .... ¿es posible hacerlo entre todos? .... espero que si

Enrique Sacanell dijo...

Ese es uno de los problemas, Juana. Los que serían estupendos políticos no quieren serlo. Algunos que se acaban animando llegan sin entender a lo que se enfrentan y salen corriendo. Los que se quedan, unos lo hacen con un alto sufrimiento personal, otros ser refugian en el cinismo.
Todos tenemos parte de responsabilidad en la política que tenemos ¿qué política genera una sociedad que no cree en la política?
Es necesario dignificar la política y dar apoyo a quienes se adentran en ella. La acción política no es fácil e implica generar insatisfacción. La solución no creo que sea menos política sino otra política y para ello todos tenemos que encontrar nuestra manera de contribuir.